martes, 28 de marzo de 2017

Aderezo otoñal

                                Hola amigas:
                                Os traigo un nuevo aderezo, también realizado el verano pasado y quedándo a las puertas de subirlo. Pensé en hacer también la pulsera, luego decidí lo contrario.
                               No por nada, aunque se puede llevar haciendo juego con las prendas, en cualquier época, fué pensado para el otoño, primero por los colores y segundo por ser de lana.
                               Los materiales muy fáciles y  poco voluminosos eran óptimos para llevar de viaje .
                               Me dió por experimentar con arillos o anillos de lata, una técnica conocida en la red y que yo no había probado nunca.
                                En cambio conozco otra forma, de cuando era pequeña, en aquel entonces no existían las latas de hoy en día o al menos no eran conocidas en aquellos andurriales. Mi madre guardaba los tapones de las botellas de "agua de solares" que semejaban un bombín o sombrerito
                                Cortaba  el bombín o copa y quedaban las arandelas  para forrarlas bien de hilo, perlé o lana.  
                               Así hacía muchas labores, centros, respaldos, cubridores... un sin fin de labores porque era muy habilidosa.
                               En ocasiones cortaba sólo la parte de arriba del tapón dejando un relieve y agujero que   no recuerdo para qué lo destinó, pero aquí tengo una muestra.
                              En ésta toma oblicua se observa mejor como queda  el volcán.
                               El pentágono pertenece a un archivo que hice a modo de muestrario para guardar aquellas "muestras" que luego vendrían muy bien como recordatorio. Entonces no se hacían fotos para éstos recuerdos, vamos, no como ahora. Hace tiempo que quiero forrar el archivo/s pero me pasa como a muchas; la lista de labores es tan larga que los de la cola no llegan nunca, porque se siguen sumando labores y ponen a la cabeza o en el intermedio, vamos, que se cuelan.
                                Y en el baúl de los recuerdos aún quedan muchos de aquellos tapones, algún día se me cruzan los cables y monto alguna ocurriencia  para dedicarselo a mi madre. De seguro que allá donde esté le gustará, lo sé, aunque me salga una patata.
                                Muchas gracias a todas las que me seguís y os pasais a ver lo que puedo aportar. Un fuerte abrazo.






sábado, 18 de marzo de 2017

Aderezo en zafiro

                                                  Amigas y compañeras, hola a todas:
                                                  Antes que nada daros las GRACIAS en mayúscula y con toda la fuerza posible por vuestra atención y apoyo al que os habéis sumado en un momento tan duro y difícil como el que he pasado. Me era imposible dároslas a cada una, porque realmente me superaba, pero que sepáis que mi agradecimiento se queda corto con palabras. Me siento dichosa de contar con una familia virtual con la que puedo compartir más cosas que la mera afición.  GRACIAS, de verdad.
                                                  Estaba deseando estar ya con vosotras en plena actividad blogueril, sin embargo aquello de que  "las desgracias nunca vienen solas" estando a punto de asomarme a nuestro mundo, el disco duro del ordenador dijo que estaba arto y dejó de funcionar. Eso no es lo malo, lo malo es que he perdido información valiosa de labores de las que no guardé o no hice copia. No parece que pueda recuperar los datos. Estoy rebuscando de lo que me acuerdo, qué se le va a hacer. ¡Qué todo fuera así!  
                              Con un nuevo disco quiero retomar por fin el contacto con vosotras  porque es el ambiente en el que disfrutamos  nuestro tiempo y nuestro hobby. Os iré enseñando por orden lo que quedó pendiente y lo nuevo.
                              Éste conjunto lo realicé el verano pasado. Está montado con arillos de latas y el hilo es de perlé. No dispongo de  más fotos, me faltó mi modelo personal y luego todo quedó congelado. De todas formas se ve muy bien (podéis ampliar la imagen pinchando en ella) y pronto se podrá lucir con la llegada del buen tiempo, sobre todo con un nombre tan rimbombante con el que lo he bautizado.

                            
                                  Me queda la tarea de visitaros y ver vuestras labores, aunque me lleve su tiempo, porque  es de esperar sean muchas.  
                                 Y aunque no estaba en mis planes, he pensado que una forma un tanto especial, como  un detalle hacia vosotras, es dejarme ver, para que me conozcais, con la última foto de carnet que me hice en Abril del 16, es decir, va a hacer un año.

Ahora estoy el doble de pasa y con menos kilos. PASO DE FOTOS.  Gracias nuevamente y un abrazote fuerte.